viernes, 24 de febrero de 2017

Madrid


He visto alcantarillas en felpudos, llaveros, pisapapeles, tapones de lavabo o incluso como motivo de decoración, pero este es el primer mueble-cloaca que llega a este blog.

Me encanta, aunque lo veo más funcional como mesa que como sofá, que es lo que sugieren los cojines. Tal vez sí sirva como sofá para fakires, o para cuñados pesados a los que no hay más remedio que ofrecerles un lugar en el que echen una cabezada antes de irse.

Es gentileza de Luciano, que asegura que la foto no tiene trampa y está hecha en casa de unos amigos en pleno Fernández de la Hoz. Gracias al fotógrafo y a los decoradores audaces.